Blogia
Tradición y Revolución

Nuevo Gobierno de las Vascongadas: más de lo mismo.

Nuevo Gobierno de las Vascongadas: más de lo mismo.

     La noticia estrella de las últimas semanas es, sin ninguna duda, el acceso de Patxi López a la presidencia del Parlamento Vasco. Si hemos de creer a  la mayoría de los medios de comunicación, el 4 de Abril de 2009 ha sido un día histórico para España, pues la investidura de un no nacionalista en el cargo de Lehendakai habría inaugurado una nueva era para el devenir político de las Vascongadas. Según informan los grandes medios de comunicación, el “agu” de Ibarretxe implica, como él mismo indicó hace una semana, el inicio del primer gobierno españolista de la democracia vasca. Por ello, el separatismo, y en consecuencia también el terrorismo que de él ha nacido y con él se alimenta; habría iniciado el esperado camino hacia su marginación de la vida política. De este modo, la persecución que se ha cobrado en tan sólo treinta años la estrepitosa cifra de 300000 exiliados, habría llegado a su fin y se inauguraría una etapa en la que sería posible defender públicamente la unidad de España sin correr peligro. Los niños podrían aprender español en la escuela sin ningún problema, la Enseña nacional ondearía en los edificios públicos y la Kale Borroka desaparecería. O por lo menos esto indican quienes identifican el pacto PSE-PP con la palabra “esperanza”.

     Sin embargo, aunque tengamos que contradecir al refranero español, de esperanza no siempre se vive; pues el nuevo gobierno vasco amenaza con ser más de lo mismo. Puede que sea cierto que la población de Vasconia haya manifestado su rechazo al separatismo elevando al poder al PSE, pero no así Patxi López. Según ha indicado él mismo cuando Ibarretxe le ha tachado de “españolista”, el nuevo presidente del País Vasco no es para nada el patriota que muchos esperaban. Lo ha dejado bien claro al afirmar que “no somos el frente españolista”, sino que “somos vascos pero tenemos una idea diferente de Euskadi”. Es decir, que el nuevo Lehendakai cree en el país imaginario que inventó Sabino Arana.

     Porque eso es en definitiva lo que algunos llaman “Euskadi”: el invento de uno de los personajes más incultos de la historia de España; el capricho de un personaje que creía en una raza que provenía, nada más y nada menos, que del hombre de Neandertal; una entidad, en definitiva, sin razón de ser y sin base histórica alguna. Nada, absolutamente nada, tiene que ver el país imaginario de los separatistas con la realidad histórica del pueblo vasco. Las Vascongadas siempre fueron un baluarte de la españolidad; y por ello, entre otros muchos episodios de nuestra gloriosa historia, fue un rey de estirpe vasca, Sancho III, quien se proclamó “Imperator totius Hispaniae”, y fueron Legazpi, Urdaneta, Blas de Lezo y otros marinos de la misma procedencia quienes hicieron de nuestra marina una de las mejores del mundo. Por algo se decía hasta hace poco que casi todos los habitantes de Vasconia eran hidalgos, porque siempre fueron considerados el paradigma de la españolidad. Ellos encarnaban el ideal del hombre hispano: el caballero honrado y virtuoso, dispuesto siempre a empuñar su espada para defender la verdad y la justicia.

      Por el contrario, frente al personaje que se hallaba siempre presto a desenvainar la “vizcaina” con el único fin de defender su honor y el de su tierra; nos encontramos ahora con los cobardes que sólo pegan tiros por la espalda. Pues eso son los etarras y los batasunos: felones que ha creado el nacionalismo, una ideología basada en el racismo de Arana y, consecuentemente, en el odio. Una ideología que es la misma que ha creado a “Euskadi”, la “nación” en la que cree Patxi López.  

    Una persona que asume como propia la palabra con la que el PNV bautizó al País Vasco, asume también el contenido separatista que lleva implícito en ella. Por eso Patxi López pertenece a un partido que no es, como el de Zapatero, “Obrero y Español”, sino simplemente “de Euskadi”; por eso, Patxi López se presenta siempre a la sombra de la ikurriña del PNV, pero nunca a la luz de la bandera española; y por eso, con Patxi López no cambiará nada la situación de la taifa vasca por mucho que los medios de comunicación hablen de “jornadas históricas” y “puertas a la esperanza”.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres